1/10/2010

**Y ahora qué?**

Y ahora que no hay tiempo, cómo hago todo lo que dejé para después?.. Y ahora que ya no me quedan fuerzas, cómo hago para levantarme y seguir adelante?... Una vez, alguién dijo que no se debía dejar para mañana lo que se pudiera hacer hoy...
Nos pasamos la vida, "agarrando experiencia", cada fracaso es sumado como "una experiencia más". Al principio de niños, aprendemos lo que nos enseñan por repetición, la inocencia nos permite relacionarnos con los demás sin "pensar mal" de sus intenciones, la creatividad nos hace volar como astronautas, estrellas de rock etc, no conocemos el odio ni el rencor, no nos da miedo pedir ayuda cuando la necesitamos, lloramos cuando nos sentimos mal y respondemos ante las injusticias sin meditarlo... Pero nuestros padres, nuestros guías en este mundo nos moldean para "encajar" en la sociedad, nos "enseñan" que "no saludar" a alguien "está mal", que decir "no quiero eso" puede ser "grosero", y que decir "la verdad" a veces hace "daño" a la gente.. Entonces empezamos a "madurar"...
De adolescentes sentimos la necesidad de cambiar el mundo!! no nos importa lo que digan los demás, la sed de aventura y la necesidad de traspasar barreras es insasiable, el "arriesgar" se hace el motor de nuestros dias. Todo el mundo en contra y nosotros "pa lante!" aunque para muchos seamos inmaduros y "sin ninguna experiencia".
Pero cuando llegamos hacer adultos, las "prioridades" pasan a primer plano: el empleo, la familia, las obligaciones. Si buscamos una pareja, buscamos la forma de complacerla, de hacerla sentir importante y de agradarle, así tengamos que "ser lo que no somos", con el tiempo la relación se deteriora porque empieza a salir la verdadera forma de ser.. Entonces, dónde quedó la sinceridad que teníamos de chicos?.
Tenemos amigos pero nos guardamos las cosas que no nos gustan de ellos para "no herir" sus sentimientos. Incluso, muchas veces asistimos a reuniones "obligados" por el "que dirán"!!..
Y como si fuera poco, seguimos sumando los fracasos a la experiencia!! y trabajamos  para tener un "mejor" estatus, dejando de lado a la familia, la recreación y el compartir.
Y de repente, estamos viejos, obsoletos. Con dinero que no podemos disfrutar porque estamos muy viejos para hacerlo! con toda la experiencia del Mundo!! Pero para qué nos sirve? si ya no la podemos usar?
Estamos con ganas de compartir con la familia pero ya ésta no quiere nada con nosotros porque sólo somos unos viejos fastidiosos.
Entonces,  de que sirve la experiencia, el dinero, la profesión, el trabajar toda la vida, el ahorrar sino lo vas a disfrutar?
Prefiero pensarlo ahora que aún estoy joven  y no  hacerme la pregunta despúés:
¿Y ahora qué?
Dhaisy Ascencio Cajamarca





2 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE:
BITACORA DE UNA HUMILDE MORTAL


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CABALLO, LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL Y EL DE CREPUSCULO.

José
ramón...

**Dhaisy Ascencio Cajamarca** dijo...

Gracias José